Icono para inicio gris - SNCIcono para inicio naranja - SNC Icono para contacto gris - SNCIcono para contacto naranja - SNC Icono para mapa web gris - SNCIcono para mapa web naranja - SNC Icono para localización gris - SNCIcono para localización naranja - SNC

Gestión de Calidad de Alimentos BRC

Imagen sobre gestión de calidad de alimentos BRC

Las iniciales BRC corresponden a "British Retalil Consortium", uno de los estándares de seguridad alimentaria más importantes que existen en la actualidad. Representa una norma enfocada a asegurar la implantación de un sistema de gestión de la calidad en la industria alimentaria. Pero, más que como una norma, se define como un sistema de seguridad alimentaria ya que no es de obligado cumplimiento. Este estándar lo desarrolló la distribución minorista británica con el fin de garantizar un sistema uniforme de calidad y seguridad ya que las exigencias legales y de los consumidores cada vez eran, y aún lo son, más exigentes. Uno de los principales objetivos de la nueva versión ha sido identificar con más exactitud posibles áreas de mejora en la producción, como la higiene.

Hasta la fecha estaba en vigor la versión 5 de la norma. Pero el pasado julio de 2011, El British Retail Consortium (BRC) publicó la nueva versión de la norma BRC-Global Standard for Food Safety, de obligado cumplimiento desde el 1 de enero de 2012. Para aquellas empresas ya certificadas con BRC v.5, el certificado emitido tendrá validez hasta la siguiente auditoría. Esta nueva versión no es muy diferente de la anterior en lo que a planteamiento del sistema de calidad se refiere. El principal objetivo del cambio es mejorar los sistemas llevados a la práctica, es decir, se han detallado requisitos y mejorado explicaciones para clarificar el objetivo final. La norma tiene en todo el mundo más de 14.000 industrias certificadas, con un crecimiento del 21% durante el año 2010. Las cifras indican un nivel de popularidad internacional cada vez mayor.

Los principales cambios en los requisitos de la nueva versión son los siguientes:

  • Se ha introducido un código de colores en los requisitos de la norma. Esto proporciona una guía para los auditores en aquellas áreas que se esperan que sean auditadas sin previo aviso.
  • Se han fusionado muchos de los requisitos que antes estaban por separado.
  • Se han reorganizado requisitos antes expuestos en diferentes apartados y se han juntado en un mismo apartado.
  • En cuanto al apartado del APPCC, los requisitos se basan, de igual manera, en la aceptación del Codex Alimentarius, los principios no han cambiado. Aquí la excepción son los programas de requisitos previos que se han introducido para mostrar la relación entre estos y el proceso del APPCC. Esto requiere que los programas existentes estén documentados.
  • La gestión de los riesgos de los productos de contaminación química y física y los métodos para la detección y extracción de cuerpos extraños siempre ha tenido un peso importante en la norma, en esta nueva versión los riesgos se han ampliado de forma considerable para garantizar un enfoque coherente.
  • En lo referente al control de plagas, la nueva versión ofrece una mayor claridad en las expectativas del lugar donde se lleva a cabo el control, hay nuevos requisitos en las encuestas referente a los productos para el control de plagas.
  • Los requisitos para el almacenamiento, envío y transporte se han dividido en dos secciones y se han añadido más detalles a los controles de los vehículos de transporte.
  • Las zonas fuera de las instalaciones de almacenamiento pero dentro de la propiedad de la empresa deberán incluirse en las auditorías.
  • Los alérgenos aún son causa de retiro de productos del mercado. En este aspecto, la norma se ha revisado para asegurar que las principales causas de retiro se atienden de forma plena.
  • La interacción entre los alimentos y los envases que los contiene es también un nuevo requisito. La nueva versión pide requisitos relativos a los certificados de conformidad para los envases y obliga al intercambio de información sobre las características del producto y su uso para permitir que el embalaje sea adecuado.
  • En cuanto a formación, los trabajadores temporales deberán estar capacitados y ser conscientes de las normas de higiene de cada sitio. Por tanto, la nueva norma exige registros de capacitación del personal llevado a cabo por entidades capacitadas.
  • Los requisitos para la higiene personal se han simplificado para que resulten más claros. No está permitido el uso de joyas, aunque estas sean lisas, ni en las manos ni en las muñecas o brazos dentro del área de producción.

Garantizar buenas prácticas de producción

Antes de iniciar la elaboración de la nueva versión, los responsables de la BRC llevaron a cabo una amplia consulta a los usuarios de la norma para poder determinar las áreas de mejora. Lo resultados fueron muy claros, con lo que el objetivo principal del desarrollo de esta nueva versión está enfocado en ampliar el alcance de la norma, ofrecer opciones para diferenciar el rendimiento de las diferentes empresas y fomentar una consistencia de las auditorias. Por tanto, los cambios respecto a la versión anterior se han centrado en la simplificación y clarificación en vez de cambios a gran escala.

Imagen sobre certificado BRC

Uno de los puntos fuertes de la nueva versión es exigir la mejora constante de los procedimientos para optimizar la coherencia en el trabajo. Se pretende con esto documentar todos los procedimientos para identificar con más exactitud posibles áreas de mejora, entre ellos la supervisión de la capacitación del personal y prácticas de trabajo, la higiene en la industria y las condiciones laborales. En general, los cambios se han traducido a una reducción general en el número de cláusulas, alrededor del 25%, de modo que las que se mantienen expresan la idea más importante que se quiere destacar y se debe cumplir.

El proceso de certificación ha quedado fortalecido porque asegura que no solo se cumplen temas identificados en la auditoría, sino que también corrigen la raíz del posible problema y se elabora un plan de acción enfocado a prevenir la recurrencia.