Icono para inicio gris - SNCIcono para inicio naranja - SNC Icono para contacto gris - SNCIcono para contacto naranja - SNC Icono para mapa web gris - SNCIcono para mapa web naranja - SNC Icono para localización gris - SNCIcono para localización naranja - SNC

Estándar de Calidad y Seguridad Alimentaria IFS

Imagen sobre el estándar de calidad y seguridad alimentaria IFS

El IFS nació en 2002 como estándar de calidad y seguridad alimentaria para productos con marca del distribuidor. Es un sistema de control de la seguridad alimentaria y del nivel de calidad de los productores y viene siendo aplicado tanto para marcas industriales como comerciales.

La actual versión del IFS Food es un proyecto común de las asociaciones de minoristas de Alemania, Francia e Italia y es una Norma reconocida por la GFSI (Global Food Safety Initiative), lo que la avala para su aceptación por muchas empresas.

La nueva versión de IFS Food (v6), un estándar destinado a auditar la calidad y la seguridad alimentaria. Esta nueva versión se aplicará a partir del 01/07/2012.

Los objetivos principales de IFS Food son:

  • Establecer una referencia común, con un sistema de evaluación uniforme.
  • Trabajar con los organismos de certificación y auditores calificados.
  • Garantizar la transparencia y la capacidad de comparar todo a lo largo de la cadena de suministro.
  • Reducir los costes y el tiempo asociados a las auditorías, tanto para distribuidores como para proveedores.

Las novedades de la versión 6 son las siguientes:

  • Se modifica ligeramente el sistema de puntuación, de forma que se permite identificar y valorar a aquellas empresas que hayan implantado las mejores prácticas.
  • Se han creado unas reglas inequívocas para la determinación de la duración de la auditoría, basadas en una herramienta de cálculo, que será aplicada por todas las entidades de certificación y que permitirá obtener el tiempo mínimo aplicable en cada caso.
  • Hay un nuevo Protocolo de Auditoría, que engloba el “IFS Integrity Program”, que fue creado en 2010 para el seguimiento de las auditorías realizadas por las entidades de certificación.
  • Imagen sobre logotipo IFS
  • Según IFS, su norma IFS Food no sólo es una norma de Seguridad Alimentaria, si no además, una norma de Calidad. Por ello, la nueva versión incluirá nuevos requisitos relacionados con la Calidad de los Productos como por ejemplo los Análisis Nutricionales, el Control de Peso y el Etiquetado.
  • Con el ánimo de cumplir con el GFSI Guidance Document versión 6 y al igual que ha pasado con la nueva versión de BRC, la nueva norma de IFS incluirá nuevos requisitos específicos relacionados con la Seguridad y con las Medidas de Seguridad ante intentos deliberados de contaminación o daño de los Productos. Este concepto de “Food Defense” hace un claro guiño a la entrada de los Estándares del GFSI en los EEUU. IFS anuncia que desarrollará Guías para el cumplimiento de estos requisitos, que estarán basadas en los Análisis de Peligros y, sobre todo, en la legislación aplicable en cada país de destino.
  • Los auditores de la nueva norma estarán cualificados no solo para productos si no además para sectores tecnológicos específicos. De este modo IFS vuelve a dar un paso adelante en conseguir auditorías de Calidad y que pueden aportar un valor añadido al proceso de Auditoría (también añaden cierto grado de dificultad).

GLOBAL GAP, para el sector productivo primario

GlobalG.A.P. es un conjunto de normas internacionalmente reconocidas sobre las buenas prácticas en el sector productivo primario. Certificando GlobalG.A.P., los ganaderos, piscicultores y agricultores pueden demostrar que cumplen con los requisitos de esta norma, y garantizar a los consumidores y distribuidores que los alimentos cumplen con los niveles establecidos de calidad y seguridad, y que se han elaborado siguiendo criterios de sostenibilidad y respeto al medio ambiente, además de procurar el bienestar de los trabajadores.

Imagen sobre sector productivo GLOBAL GAP
  • Demuestra a los clientes (distribuidores, intermediarios, importadores) que sus productos se elaboran siguiendo unas buenas prácticas reconocidas internacionalmente.
  • Inspira confianza al consumidor, respondiendo a sus exigencias en materia de preservación del medio ambiente y uso de productos fitosanitarios y veterinarios.
  • Garantiza el acceso a los mercados.
  • Mejora la eficacia operativa y la competitividad en el mercado.
  • Reduce el número de inspecciones realizadas por segundas partes en las explotaciones agrarias, ganaderas y piscícolas, puesto que la mayoría de los grandes distribuidores aceptan este esquema.